Cómo subir el Aconcagua - claves, preparación y entrenamiento

Trabajo a corto y largo plazo, para soñar con pisar la cima más alta de América

 

El camino a los sueños

Poder imaginar y avistar en nuestro futuro un objetivo que nos mantenga en vilo en el período que dure todo el proceso, representa una de las sensaciones más poderosas y energizantes que podamos tener en vida. El solo hecho de crear y soñar con poder realizar y conseguir algo que nos haga felices por un lapso indeterminado es el regalo que necesitamos obsequiarnos año tras año. La representatividad de la motivación es uno de los motores más importantes.

Dentro del marco de "sueños a cumplir" y en los últimos 30 años el ser humano ha encontrado en el montañismo una herramienta infalible a la hora de hallar sensaciones intensas que alimenten valores como la autosuperación, la disciplina, el entusiasmo y la confianza entre otros. 

Subir a una gran montaña puede significar el mágico ingreso a este selecto grupo de los Sueños a Cumplir. El Aconcagua es la montaña más alta de América, del Hemisferio Sur y del Hemisferio Occidental y, más allá de estas descripciones méramente numéricas y estadísticas que también acarician los 7000 mts de altura sobre el nivel del mar, esta prominente elevación guarda un sinfín de maravillosos paisajes e historias que pueden llegar a ser parte de alguno de los párrafos más representativos e inolvidables de nuestra vida. Querés acercarte a conocerla? querés prepararte para vivirla? querés iluminar nuevamente tu entusiasmo? querés subirte a un desafío que te marque por siempre? Te presento etapas, momentos, claves o simplemente puntos que pueden colaborar y aclarar definitivamente el camino en la previa para llegar al día en el que te halles entregando el permiso de ascensión en la seccional Horcones o Punta de Vacas, allí en el génesis de tu expedición tan soñada.

1- Sumar experiencia en la montaña

Muchas veces se me ha acercado gente en las salidas guiadas, o mismo en la oficina de ventas, diciéndome que querían subir a la cumbre de Aconcagua sin tener experiencia previa. Encasillemos el término "Sin Experiencia Previa" como alguien que nunca ha ascendido alguna montaña de más de 4000 mts de altura. Aunque también podemos mencionar a los "Sin Nada de Experiencia"; en este caso hablamos de las personas que ni siquiera han realizado un trekking de dos días por las sierras de Córdoba.

Si bien es un monte muy alto y esto lleva el apartado de la aclimatación a la altura, técnicamente el ascenso no es complejo en lo técnico (el terreno). Digamos en resumidas cuentas que no hay que escalar con las manos, algo que nos consultan mucho los más curiosos de los menos experimentados. 

Siempre es importante tener algo de experiencia en haber estado alguna vez en la montaña, aunque lo más importante primero es caminar en diferentes terrenos con piedras sueltas tipo acarreos, antes que forzarse a ir a la altura. Primero lo básico, ponerse una mochila y hacer un trekking de dos o más días, luego pasar al ascensionismo de altura. Tal vez a algunos les alcance con un par de salidas, tal vez otros necesiten algunas más y tal vez algunos privilegiados (nunca recomendado) puedan ascender al Coloso de América sin siquiera haber realizado en su vida un trekking a Sierra de la Ventana.

Se puede adquirir la experiencia necesaria en un año o en algunos meses de preparación? Si y no. Siempre algo es mejor que nada, entonces lo recomendado es salir a las sierras o a la montaña todas las veces que se pueda, y con guías y/o empresas especializadas el proceso y la experiencia va a ser mejor y más controlada. 

2- Entrenamiento físico y técnico  

Una de las claves del éxito en montaña siempre tiene que ver con estar bien desde lo físico. Lo técnico acabamos de mencionarlo en el punto anterior, que se entrena saliendo al terreno y no en casa ni en el parque ni en el gimnasio. 

Luego de varias experiencias vividas en la preparación de grandes expediciones y, como experiencia propia, puedo recomendar un sistema que en líneas generales se adapta bien a todo aquel que tenga un nivel básico de entrenamiento físico- mental. La idea es poder hacerse un seguimiento personalizado, con una tabla, en donde podamos volcar el proceso de cada una de las áreas trabajadas: aeróbico, la potencia o el entrenamiento concreto en ejercicios, el trabajo con mochila, el técnico y el entrenamiento realizado concretamente en el terreno (salida a la montaña). El sistema está pensado en forma pirámide, se inicia con baja exigencia hasta alcanzar el punto más alto y sostenido durante tres meses, para finalmente descender nuevamente y finalizar con 10 a 12 días de descanso completo, donde se prioriza comer e hidratarse bien.  

Aeróbico: Podemos definirlo como la actividad que nos haga trabajar la resistencia cardiovascular y que nos haga llegar al límite con la capacidad pulmonar, pulsaciones altas en un período prolongado de no menos de 30 minutos continuados. Ejemplos: running, natación, bici.

Potencia-fuerza: Los ejercicios que nos den un trabajo concreto sobre algunos sectores del cuerpo, trabajando básicamente la potencia y la resistencia muscular (gemelos, muslos, brazos, etc). Ej: Gimnasio, crossfit o ejercicios aislados y específicos como sentadillas, burpees, mountain climbers, abdominales, espinales, flexiones y otros.

Mochila: Entrenar cargando mochila de expedición siempre es positivo. Conviene arrancar con no menos de 7 kg + el peso de la mochila, pero lo más importante es saber ajustarse bien las correas y que ella sea del tamaño adecuado. No es lo mismo una mochila para una mujer que pesa menos de 50 kg y mide 1.60 que para un hombre de 85 kg y 1.80, recuerden que es muy importante conseguir mochilas para el cuerpo de cada uno. Estos ejercicios se pueden hacer en escaleras o barrancos.

Técnico: podemos incluir aquí todo lo relacionado al terreno, cómo caminar en pendiente inestable, con piedras sueltas como acarreos, con nieve o hielo, con tramos de roca o por filos expuestos. También el trabajo con el equilibrio del cuerpo. Esto nos va a dar mucha más seguridad a la hora de tener que caminar por las pendientes y canaletas de Aconcagua o cualquier otra montaña. 

Salida: Nos da la práctica que necesitamos y ver donde estamos parados con el proceso de entrenamiento. Salir a caminar las sierras, los bosques de Patagonia, los acarreos de Mendoza y San Juan o cualquier otro lugar ondulado, nos permitirá cerrar el círculo.

Ejemplo del trabajo anual:

 

3- Estado de ánimo y entrenamiento mental

Uno de los 5 puntos que suelo presentar como dificultad para actividades en la montaña es la psicológica o mental. No es fácil estar 18 días sin saber casi nada de sus seres queridos y convivir con personas que no poseen las costumbres ni los hábitos de uno. Existen varias situaciones en una expedición que pueden condicionar nuestro rendimiento y tirar por la borda el exhaustivo trabajo de preparación de semanas y meses. 

El sentimiento de soledad, la poca conexión con los de mi grupo, el contacto con lo desconocido, el extrañar a tus seres queridos, las normas de convivencia en un ambiente hostil, el prolongado pernocte en carpa, a solas o en compañía de alguien "obligado" y principalmente las negativas sensaciones que pueda ocasionarme el medio, como la altura, el viento y el frío extremos. Hay que trabajar en la previa con nuestra cabeza, por eso las salidas que pueda sumar antes me van a servir mucho para esto. La posibilidad de ir conociendo a mi grupo unas semanas antes, el previo contacto con los guías, el armado del equipo con tiempo anticipado, todo puede sumar para mejorar el estado de ánimo. 

El día de cumbre es el clave, en todo sentido. Puedo estar bien aclimatado, bien entrenado, bien hidratado, bien comido y bien en todo, pero no estar del todo convencido que puedo alcanzar el objetivo, y muchas veces es este aspecto el que termina contagiando al cuerpo y por ende a la voz interior que te dice: "es mejor volver, abajo te están esperando los que te quieren, para qué seguir más si hasta acá está bien, podés volver el verano que viene...".

 

4- Indumentaria y equipo: 

Un punto que siempre termina inquietando es el de la ropa y el equipo, que no estoy acostumbrado a utilizar; mucho más cuando nos sentamos a hacer números y nos damos cuenta que aquí si viene un incremento en el presupuesto original de la expedición. La indumentaria que se utiliza para ir a la montaña no es la misma que usamos en la ciudad o en nuestra vida cotidiana, y esto tiene que ver principalmente con el medio (entorno-lugar) pero también con la actividad a desarrollar. 

En Aconcagua debemos tener todo el equipo que podemos llevar a una montaña que puede llegar a tener todos los climas juntos. Normalmente la expedición la dividimos en dos partes: la primera es la del trekking hasta el campo base Plaza de Mulas y los días de estadía y aclimatación en el mismo, y la segunda es la del ataque a cumbre y el paso por los diferentes campamentos de altura, ya sin la comodidad que podemos llegar a tener en el campo base. 

Dependiendo si contratamos guías-empresa o vamos sin asistencia, el equipo general puede variar entre sumar al equipo: carpas de alta montaña, equipo de cocina con calentadores especiales, ollas, comida y la contratación de mulas y porters.

Equipo personal:

Para el calzado nos vamos a basar en principio en tres tipos: el de trekking, el de descanso y el de alta montaña. El de trekking es el que vamos a utilizar en casi todas las caminatas en la primera etapa. El de descanso es eso, cuando estamos en los carpones, en los campamentos bases. El de alta montaña se usa en casi todas las marchas por sobre el campamento base.

Para la ropa/indumentaria vamos a utilizar el sistema en cebolla, el de las capas.

NOTA SOBRE LA VESTIMENTA EN CAPAS: CLICK ACA

La mochila debe ser de no menos de 60 litros, de trekking de travesía o expedición. Si bien se cuenta con porteos con mulas y porters (humanos que transportan equipo), cada uno debe ser lo más autónomo posible y poder llevar su equipo; también es importante contar con espacio para guardar la ropa a medida que nos vamos desabrigando.

NOTA SOBRE MOCHILAS: CLICK ACA

Bolsa de dormir de alta montaña, colchoneta, linterna frontal, casco, grampones, lentes categoría 4, antiparras, bastones, son algunos de los otros elementos imprescindibles a la hora de emprender la expedición.

 

5- Hidratación y alimentación

Es sabido que en la altura, si no tomás buena cantidad de líquido, estás "al horno". Pero siempre hay que volver a recalcarlo. En la ciudad o en nuestra vida cotidiana fuera del ambiente de la montaña a donde podemos llegar a desempeñar alguna actividad deportiva, no solemos ingerir mucho líquido aunque lo recomendable sea no menos de 2 a 3 litros dependiendo el índice de masa corporal (la relación del peso-altura). Por sobre los 3000 msnm el número aumenta y la deshidratación se hace más notoria porque se pierde líquido a través de la respiración el doble de rápido que a nivel del mar. Estar en altura también puede provocar orinar con más frecuencia y puede debilitar la respuesta de la sed (uno no suele tener sensación de sed, debe obligarse a beber), exponiéndolo a un mayor riesgo de deshidratación. Entonces, sin darnos cuenta aparecen: dolor de cabeza, calambres musculares y aumentan dramáticamente las posibilidades de sufrir congelaciones, problemas con la radiación solar, hipotermia y mal agudo de montaña. 

Por sobre los 4000 mts (altura del campo base de Aconcagua, Plaza de Mulas) es conveniente tomar entre 3 y 4 litros de líquido que hidrate. Esto es muy importante ya que el agua que viene de la nieve directa (derretir nieve) sin agregados no hidrata lo suficiente. Y por sobre los 5000 msnm ya conviene tomar entre 4 y 5 litros diarios. 

Con respecto a las bebidas y líquidos que más pueden ayudarnos a hidratar en altura se ha comprobado que el té frío es mejor que el caliente y que cualquiera de éstos es superior al mate (que en líneas generales suma líquido pero no hidrata) y al café, las sopas instantáneas son un buen recurso por la proporción de sodio, grasas, verduras deshidratadas, etc. Bebidas isotónicas en polvo, jugos en polvo en sobre colaboran para tener variedad en el consumo diario.

Es muy importante contar con los recipientes determinados. Por ejemplo es bueno también tener variedad aquí, como incluir una bolsa con manguera de 2 litros, dos botellones de boca ancha, un termo de 1 litro y un jarro hermético, para los diferentes momentos de la expedición y también para no mezclar líquidos. Siempre el jugo que vaya en una botella, el agua en otro, la sopa en el jarro, el té en el termo, etc.  

Alimentación:

¿Cuántas veces hemos oído que en la montaña solo se puede comer polenta, arroz y fideos? Sin embargo, desarrollar la capacidad culinaria en ambientes naturales representa una de las tareas más gratificantes. Las opciones son innumerables. En la misma mochila podemos llevar incluso productos frescos como frutas, verduras y hasta carnes. Los menús tendrán que ver con la actividad a desarrollar, el lugar y la forma de acceso. En la montaña no nos podemos dar el lujo, como hacen algunos, de no ingerir absolutamente nada en el desayuno. En la montaña el que no come bien se vuelve a casa. Y aquí no viene a colación de que la comida debe ser rica en hidratos, rica en proteínas, etc. En situaciones normales, con poder ingerir cada dos horas algún energético y hacer las 4 comidas diarias y mantenerse bien hidratado alcanza. No se puede ni se debe escatimar en alimentos. Nuestra seguridad depende también de ello.  

En Aconcagua y en la altura, generalmente la falta de apetito suele ser otro indicador de que tenemos problemas con la aclimatación. Por eso es importante la variedad de alimentos y de nutrientes a incorporar (proteínas, grasas, hidratos de carbono). Es complicado acarrear y mantener durante días alimentos frescos como carnes y lacteos, pero es muy importante poder intentar contar con ellos. Las verduras y frutas son otro inconveniente para que puedan estar presentes en la segunda parte de la expedición pero si se consigue un mantenimiento apropiado se pueden ir regulando. 

Es muy importante saber que los que tienen una alimentación regulada o disminuida en variedad, ya sea por elección (vegetarianos, veganos, etc) o por salud (celíacos, diabetes, etc.) tienen que comprender que en la altura todo se magnifica e intensifica; el consumo de calorías allí arriba es gigante y por consiguiente  en su mayoría esas personas deberían tener que incorporar suplementos obligatorios en proteínas y esto se refiere a consulta obligada a nutricionistas que tengan idoneidad en alimentación de altura. La estadística de personas veganas clásicas que hayan conseguido alcanzar la cumbre es muy baja.

 

6-  Altura:

La palabra altura viene arraigada a los términos  mal de altura, mal agudo de montaña (MAM), Soroche, apunamiento, puna, mal de puna y así varios otros. Lo cierto es que todos van de la mano de la palabra Hipoxia que no es ni más ni menos que la falta de oxígeno por la altitud. La presión atmosférica disminuye con la altura, lo que afecta a la biodisponibilidad del oxígeno, ya que los alvéolos pulmonares no son capaces de transportar la misma cantidad de oxígeno a la sangre que ante una situación de mayor presión. Aunque se sabe que la hipoxia es la causante del MAM, el mecanismo exacto por el que ésta lo provoca todavía es desconocido.

Por ello es que cuando uno baja súbitamente en el aeropuerto El Alto de La Paz (Bolivia) siente enseguida que se agita mucho, y luego vienen dolores de cabeza, o náuseas o insomnio y muchos otros síntomas que son parte de este proceso denominado Mal Agudo de Montaña. En él hay varios niveles, los primeros síntomas, los medios y los graves; cuando se acercan los graves estamos cerca de poder contraer las dos enfermedades más peligrosas de la altura que son el Edema Pulmonar o el Edema Cerebral. Sin profundizar sobre ello, el resumen indica que en la montaña de altitud hay que progresar con calma, lentitud y a consciencia. Esto significa que hay que subir y dormir sin realizar grandes esfuerzos ni grandes desniveles; lo recomendado suele ser no superar los 700/800 mts de desnivel entre campamentos. Esto se puede cumplir normalmente en montañas que posean dichas posibilidades geográficas y que el lugar, si está protegido, lo permita. En Aconcagua existe solo un intercambio de campamentos que no puede cumplir esta regla, el tramo entre Confluencia (3400 y primer campamento) y Plaza de Mulas (4400 y campo base), donde se superan 1000 mts de desnivel en una caminata extensa también por la distancia recorrida. 

Las expediciones en Aconcagua no suelen durar menos de 15 días (ideal 18) principalmente por el sistema de aclimatación que debe implementarse. Desde Plaza de mulas, el sistema a utilizar para subir a los campos de altura, sea Canadá, Cambio de Pendiente, Nido de Cóndores, Berlín o Cólera muchas veces termina siendo muy estratégico. Es por ello que las empresas suelen tener diferentes estilos y formas para encarar el tramo final de la expedición.

 

7- Conocerse a uno mismo, convencimiento + respeto por la montaña y la naturaleza 

Si no estoy convencido de la actividad no la realizo, pero si he tomado la decisión de realizarla, la hago con la confianza y la seguridad interior necesarias. Las actividades intensas de montaña exigen esta cualidad, que finalmente terminan siendo la disciplina imprescindible que hace falta para conocerse a uno mismo. Conocer mis fortalezas, conocer mis debilidades, conocer mis intenciones, conocer mi entusiasmo, conocer mi entereza, conocer mis límites y, al final, tener el criterio y el valor para tomar decisiones trascendentes, como la de pegar la vuelta y regresar a tiempo. 

Respeto por el entorno, la montaña y la naturaleza no significa miedo. El entorno, el ambiente en el que nos movemos posee  condiciones únicas e irrepetibles. El miedo puede llegar a paralizarme y a dejarme sin fuerzas como para poder continuar. Respetar quiere decir que puedo darme una idea de las dimensiones, la magia y la sabiduría del lugar. El respeto no se lo voy a demostrar a nadie más que a mí mismo. Yo respeto a la montaña que estoy ascendiendo cuando la contemplo en su inmensidad y me imagino dentro de ella. Yo respeto a la naturaleza cuando dejo el lugar en el que estuve mejor que como lo encontré. Si voy a levantar mis residuos lo puedo hacer porque alguien me lo impone o porque realmente me convenzo que estaría bueno que quien vuelva a pasar por este lugar se emocione de la misma forma. La cáscara de naranja es biodegradable pero al mismo tiempo biodesagradable. ¿Quién quiere llegar a una cascada imponente y ver cáscara desparramada?

 

8- Solo, grupo autónomo o contratar guía/empresa?

La ecuación es simple. Si sos alguien que ya tiene sobrada experiencia en salidas a la montaña (sobrada siempre suma varios años en trekkings, montañismo técnico y montañismo de altura) podés tranquilamente ir al Aconcagua sin asistencia o contratando la asistencia de prestadores locales que te brinden comodidades como carpones, mulas, baños, etc.

Pero si tu situación es la del crecimiento en la montaña, que no tenés dicha experiencia o que justamente necesitás prepararte con profesionales para poder llegar con la mayor cantidad de posibilidades, te vamos a recomendar siempre contratar guías profesionales o, en mejor medida, empresas experimentadas y con el prestigio suficiente como para poder brindarte el mejor servicio y la seguridad que necesitás. 

Para principiantes y aquellos que sueñan con poder concretar el sueño sin tener que esperar mucho, existen empresas y proyectos muy interesantes que incluyen sistema de entrenamiento a distancia y salidas a la montaña en forma progresiva durante 10 meses como el Proyecto Argentinos al Aconcagua.

Si el éxito lo tomamos como vivir una gran experiencia y no como el llegar a la cumbre si o si y como sea, entonces estaremos por buen camino. En definitiva el éxito de poder alcanzar la cumbre nunca está garantizado, ya que además de todo lo que describí en este texto no alcanza si allí arriba suceden otras cuestiones inmanejables como la de la meteorología adversa o la de la simple negativa de nuestro espíritu, que ha designado para ese instante de nuestra vida otro desenlace y que, así, nos va a permitir poder regresar al mismo y maravilloso escenario para poder volver a intentarlo.

 

9- Te gustaría recibir información más completa y avanzada sobre el Proyecto Aconcagua que proponemos desde AEX?
En principio, consideremos que es muy importante que nos cuentes tu experiencia y cuál es tu objetivo, así podemos ayudarte de forma personalizada. Dejanos tu contacto, y estaremos enviándote toda la información necesaria para que tu sueño de alcanzar la cumbre del Aconcagua sea posible.

autor: Leandro Scheurle - AEX Team

AEX S.R.L - Argentina Extrema ® - Ascenso23 EVT Leg:16396 - Disp:1532/15
Copyright Argentinaxtrema.com ©2009. Todos los derechos reservados.