ArgentinaExtrema
ArgentinaExtrema
ArgentinaExtrema
ArgentinaExtrema

Trekking y Montañismo: Eligiendo la Mochila Ideal.

Características, tipos y detalles importantes. Cuál comprar

 

En la vida del aventurero, del expedicionario, del montañista, o de aquel que simplemente necesita recorrer un lugar inaccesible para vehículos, la mochila cumple un papel preponderante. No se trata, en este delicioso caso, de la mochila que cargamos todos los días, inundada de situaciones tensas e incomprensibles, en la cotidianidad  desafortunada que todo lo absorbe. Se trata de nuestra verdadera compañera inseparable de cada aventura que emprendemos hacia un nuevo horizonte, en la búsqueda inexorable de ese bienestar tan maravillosamente cautivante e indescriptible que resultan ser los viajes que se nutren de la naturaleza. La mocha, la mochi. La que nos marca y castiga la espalda luego de demasiadas horas de marcha ininterrumpida por terreno ondulante. La que todo lo alberga. La que nos saca sonrisas y lágrimas. La compañera inseparable que ilumina nuestro ilustre camino para buscar siempre un paso más. Aprender a comprenderla, acercándose cada vez más a su espíritu plagado de emociones nómadas  es regalarle un respiro más frecuente e indispensable a nuestro preciado y tan castigado físico. 

Elegir la mochila adecuada no es tarea sencilla. En esta nota intentaremos acercarte la mayor cantidad de herramientas como para que puedas tomar una decisión lo más acertada posible.

 

Las partes más importantes de una mochila:

 

Tapa o capucha: tiene cierres (en el exterior y en el interior). Puede extraerse, para que sirva como pequeña mochila, o puede ser fija. Las tapas que se extraen tienen cintas de expansión, que le dan mayor capacidad “escondida” a la mochila.

Cinta unida de Izado: Para levantar la mochila. En la parte superior del espaldar.

Hombreras: los dos grandes cinturones que van por sobre nuestros hombros. Ver diferencias entre las de hombre y mujer. Según los ajustes de las cintas y cinturón lumbar, descargan mayor o menor peso.

Cintas superiores de las hombreras: permiten acercar la parte superior de la mochila al cuerpo.

Espaldar: hoy en día casi todos son regulables, acolchados y muchos de ellos aireados (con separaciones).

Varillas interiores: Son las que le dan la forma anatómica. Pueden ser extraíbles para utilizar con varios fines.

Cinta de ajuste pectoral: Algunos son regulables en altura (para las mujeres es fundamental)

Cintas inferiores de las hombreras: toda mochila las tiene. Son regulables siempre con la mochila puesta.

Cinturón lumbar: Es fundamental para toda mochila, sobre todo su regulación.

Cierre de división entre las dos partes: algunas no lo tienen. También existe un cierre interior.

Cuelgadedos: para modificar la circulación de los brazos momentáneamente. No todas lo tienen.

Bolsillos diferenciados: pueden ser laterales, con o sin cierres.

Portamaterial: son las cintas anexadas a la mochila para llevar otro tipo de equipo (bastones, piquetas, grampones, aislante, etc)

 

 

 

Clasificación general de mochilas:

 

1- De competiciones  / Carreras de Aventura 

 

Usos: Running / trail running / cross country / Mountain Bike / Carreras de aventura en general.

 

Capacidad habitual: de 10 a 20 litros.

 

Descripción: para usar como hidratación y cargas simples que normalmente pueden utilizarse en algunas competencias. 

 

Comentarios: Estas mochilas solo sirven para carreras o traslados cortos. Por lo general no poseen capacidad para llevar una campera. No se recomiendan ni siquiera para caminatas cortas porque no poseen capacidad suficiente y sin incómodas para ese uso.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2- Pequeñas de un solo cuerpo sin capucha (tapa)

 

Usos: funcionales para el viaje (equipaje de mano), para excursiones de una jornada, para senderismo liviano o trekking corto de media o una jornada. Algunos modelos están diseñados principalmente para usar en modo trabajo de escritorio, llevar material de oficina como carpetas, libros y computadoras móviles. 

 

Capacidad habitual: de 20 a 35 litros.

 

Descripción: Son compactas y suelen ser de forma rectangular en vertical. Tienen cierre circular y normalmente en dos espacios diferentes y paralelos; funcionales para el viaje, para excursiones de una jornada, para senderismo liviano o trekking corto de media o una jornada. 

 

Comentarios: No son las más indicadas para realizar senderismo o trekking ya que por el diseño no poseen la capacidad necesaria para cargar equipo ni indumentaria de montaña. Muchas de ellas no poseen la cinta de ajuste en la cintura, clave para descansar hombros.

 

 

 

 

 

 

 

3- Pequeñas de un solo cuerpo con capucha 

Usos: para trekkings cortos o de dos jornadas con pernocte en refugio. También se utilizan como mochilas de mano en viajes o de segunda mochila en travesías y expediciones largas.

 

Capacidad habitual: de 30 a 45 litros.

 

Descripción: Son de forma similar a las grandes mochilas de trekking y expedición pero sin el cuerpo inferior. Tienen ajuste via broche para unir la capucha con el cuerpo. La capucha puede ser fija o independiente (que puede soltarse e independizar del cuerpo, algo que sucede generalmente en las mochilas de expedición o travesía). A veces pueden irse del rango de capacidad y ser menores a 30 o superiores a 45 litros.

 

Comentarios: Para que su funcionamiento sea el mejor deben poseer todas las cintas de ajuste, la lumbar (cinturón), las de las hombreras y las de la parte superior, zona capucha. Resultan ser la mejor elección para realizar trekkings o ascensiones de una jornada completa, ida y vuelta al campamento, a un refugio o a casa. Muchas personas, que consideran o saben que no pueden cargar mucho, las utilizan para travesías de varios días, pero no es lo más recomendable. Siempre es mejor tener una mochila con mayor capacidad y luego no cargarla tanto pero ajustarla bien.

 

 

 

 

 

 

 

 

4- Pequeñas de un solo cuerpo, con capucha, técnicas

 

Usos: para escaladas rápidas y técnicas. 

 

Capacidad habitual: de 20 a 40 litros.

 

Descripción: Son iguales a las anteriores pero en este caso son más tubulares (para evitar el desequilibrio en pared) y poseen accesorios para llevar material técnico como grampones, piolets, casco, etc. Pueden llegar a tener también una sola cinta de ajuste frontal, para unir la capucha con el cuerpo.

 

Comentarios: Existen de varios tipos en cuanto a estructura. No son recomendables para trekkers porque tienen menos comodidades en función de bolsillos y compartimientos. Como las anteriores, también hay personas que no pueden o quieren cargar mucho peso y las eligen para utilizarlas para travesías de varios días, pero como mencionamos y repetimos, no es lo más recomendable. Siempre es mejor tener una mochila con mayor capacidad y luego no cargarla tanto pero ajustarla bien.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

5- De Trekking de Travesía o Expedición

 

Usos: para travesías de varios días; de carga o expediciones importantes.  

 

Capacidad habitual: de 55 a 90 litros.

 

Descripción: Poseen dos cuerpos normalmente separados por un cierre horizontal, para el cuerpo inferior, y desde adentro pueden separarse por cierre o por telas o redes separadoras. Son las grandes mochilas que vemos en las tiendas de montaña.  

 

Comentarios: Antiguamente estas mochilas poseían armazón externo con barras de hierro, para favorecer la estructura. Hoy en día y desde hace ya más de 30 años se confeccionan con armazón interno con barras largas y alaminadas o bastidores compactos, pero siempre por dentro de la mochila y pegado al espaldar. 

Estas mochilas son las más recomendadas para realizar no solo largas travesías, sino también excursiones de dos jornadas. Por ejemplo para subir al Tres Picos, en Sierra de la Ventana, con una noche de acampe, hay que llevar este tipo de mochila ya que cargaremos con peso de equipo general-grupal compartido como comida, equipo de cocina y carpa. 

 

 

 

 

 

 

 

 

Consejos a la hora de comprar una mochila (para usar en montaña)


No debe ser inferior a 60 litros para mujeres y 65/70 litros para hombres

Hay que probársela una y otra vez, en lo posible con un mínimo de 10 kg, para ajustarla adecuadamente y sentir que va con nosotros.

Con la mochila bien cargada y el cinturón lumbar bien ajustado (pasando el peso a las piernas)nos tiene que sobrar un pequeño espacio entre las cintas-hombreras y los hombros, para que éstos no trabajen tanto (si sobra mucho y ya hemos ajustado el espaldar al máximo, es que la mochila nos queda grande)

No debe poseer bolsillos laterales sobresalientes.

Debe tener dos partes bien diferenciadas, la superior y la inferior, separadas por cierre externo e interno.

El cinturón lumbar debe ser ancho y acolchado.

En los costados, debe tener espacio para colocar bastones o aislante, y tener cintas de ajuste.

La tapa es ideal no sea fija; que se pueda extender con cintas posteriores, para agrandar la capacidad.

El espaldar debe ser regulable, para adaptarla a nuestra fisionomía, según el peso que cargamos o la
actividad a desarrollar.

Hay que hacer el esfuerzo y no fijarse en la economía del bolsillo. Una buena mochila, aunque costosa, nos va a durar muchos años y nunca nos vamos a arrepentir. Para comprar algo que nos haga mal, solo porque estaba más accesible a nivel costo, mejor no nos compremos nada y aguardemos a un mejor momento.

Mochilas nacionales recomendables: Fugate, Huemul, Makalu, Outside, Doite.

Mochilas importadas recomendables: Millet, Vaude, Gregory, Deuter, Arcteryx, Mammut, LoweAlpine, Berghaus, Marmot, Black Diamond, Osprey, Marmot, The North Face. 

 


 

Autor: Leandro Alemán Scheurle - AEX Team

Aventuras Recomendadas

04/05Curso de Iniciación al Montañismo - trekking, campamentismo - vida en la naturaleza
28/09Expedición Monte Kilimanjaro - Techo de Africa - 7 cumbres - Kibo - Pico Uhuru
03/04Reunión Informativa de Viajes
01/09El Camino de Santiago - De Oviedo a Santiago de Compostela