ArgentinaExtrema
ArgentinaExtrema
ArgentinaExtrema
ArgentinaExtrema

Llegar bien alto: ¿qué se necesita para ser una guía de montaña?

Para cualquiera que ama el aire libre, ser un guía de montaña parecerá ser el mejor trabajo del mundo.

Para cualquiera que ama el aire libre, ser un guía de montaña parecerá ser el mejor trabajo del mundo. Para averiguar cómo es realmente vivir a tan alta altura, Ros Walford viajó a Argentina para encontrarse con los guías de Aconcagua, el pico más alto de América del Sur. 

La puerta del jardín se abre y recibo una típica bienvenida argentina (un gran abrazo y beso en la mejilla) y un flujo constante de palabras alentadoras.
“Adelante, come in, come in…”, dice el guía Daniel "Roger" Cangiani mientras me conduce hacia la puerta principal de su casa en las afueras de Mendoza.

En el interior, soy recibido de igual manera por su familia y nos instalamos en la mesa de la cocina para tomar mate y discutir hablar de la vida en las montañas.

He estado guiando en el Parque Nacional de Aconcagua desde 1995 ", dice Roger.
"Es un estilo de vida para mí y una gran pasión - conozco todos los rincones de esas montañas y me siento muy cómodo allí".

Roger tiene la apariencia de un hombre que ha pasado mucho tiempo al aire libre, con un rostro bronceado y una barba establecida.

Hay un mar de montañas debajo de ti - en un día despejado, se puede ver hasta el Océano Pacífico a más de 100 km de distancia.
Pasa la temporada de verano llevando grupos de 8-10 clientes a la cumbre del Aconcagua. A 6960m, es la montaña más alta del mundo fuera de Asia.
Todos los guías y porteadores del Aconcagua pasan largos periodos en el campamento base, a 4200m sobre el nivel del mar y a dos días de caminata desde la ruta más cercana.
El entorno es áspero, con roca y sedimento clástico. Pero todavía hay un nivel relativo de comodidad aquí, con camas, duchas, inodoros, una gran carpa con comidas del grupo y suministros traídos por los porteros y las mulas. Cuando los pasajeros se relajan o duermen, el personal trabaja duro detrás de escena para mantener el campamento limpio y bien abastecido.

El día generalmente comienza a las 6 de la mañana", explica Roger. "Recogemos el agua derritiendo nieve y empezamos a preparar el desayuno para los participantes. Las comidas deben ser fáciles de preparar. A gran altura, el punto de ebullición es menor, por lo que los alimentos tardan más en cocinarse.
"No queremos dejar nada que pueda dañar el medio ambiente, así que lo tomamos todo o lo quemamos. Incluso los desechos de las letrinas son volados en helicóptero. Las instalaciones son mucho más básicas en los campamentos más altos".
Comparado con algunos de los picos más altos del mundo, el Aconcagua no es un ascenso difícil. La caminata de 18 días no implica escalada, por lo que es manejable para personas con un buen nivel de condición física y para aquellos que pueden tomarse el tiempo para aclimatarse.

Y, aunque escuchar malas noticias es serio, para aquellos que completan años de entrenamiento intenso para convertirse en una guía de montaña, estas recompensas superan los riesgos.


 

Autor: Ros Walford

Aventuras Recomendadas

08/12Aventura, Trekking y Ascenso al Cerro Tres Picos - Sierra de la Ventana
25/05Trekking en el Macizo de Los Gigantes – Córdoba
10/02Trekking Cruce de los Andes - Paso el Portillo y Paso Piuquenes - De Tunuyan a Chile
16/01Expedición Aconcagua - Ruta 360° - Valle de Horcones a Valle de Vacas - Proyecto Argentinos al Aconcagua